LA VIDA COMO PAUSA

(o el detenerse como motor vital)

Lo cotidiano, lo cercano y lo humanista nos ponen en el territorio del cine de la cercanía, ese que no recurre a lo formal, a lo conceptual, a la denuncia o lo marginal.  Un motor esencial para acceder a esta forma de contar y de ver es la idea de pausa.  La pausa como respiro esencial en donde nos pensamos, nos repensamos, nos reinventamos y seguimos.  La pausa no es el descanso, es el pensamiento que avanza, mientras el resto se detiene.

 

She Dreamed That I Died. - La pausa como pensamiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dir: Maíra Bühler e Matias Mariani

 

trailer

 

Una lección de técnica de entrevista y de sensibilidad documental. Un largometraje con muchos personajes que deviene en un retrato comunal que muestra una globalización al revés. Esta es una película en donde la forma y el contenido se unen de una manera casi perfecta, cada personaje es retratado en el sitio exacto pero no en un sitio geográfico porque todos están en un mismo sitio: la cárcel, sino en un sitio emocional que les diferencia en donde cada persona (personaje) es dibujado a partir de su palabra.  Un empresario libanés, un boxeador, una madre solidaria que termina traficando cocaina o un adicto al casino.

El pretexto del rodaje es una cárcel en el Brasil y los diversos delitos son los aparentes vínculos entre los personajes pero el objetivo final de la película es acercarse a la humanidad de ellos, a sus historias personales, a sus miedos y sueños, en este sentido, la cárcel es vista como un limbo en donde se puede pensar y repensar la vida a profundidad.  Reflexionar sobre cosas que los que están afuera pocas veces pueden reflexionar. ¿de qué se habla cuando uno está preso?, de mucho; la anécdota del arresto o el delito no es importante para esta película, lo importante es el límite infinito del pensamiento más no de la memoria.  Sin llegar a ser existenciales, los testimonios llegan a una profundidad inusitada y reveladora por el momento que viven estos personajes que la sociedad ha separado.  La gente al estar en la cárcel ya no es, están en una pausa en sus vidas y viven un momento en donde su emocionalidad es capaz de sentir que todo es posible y nada es posible al mismo tiempo; al estar fuera de la cotidianidad, al vivir en el aislamiento, una especie de esencia humana aparece, cuando el boxeador ya no boxea o el traficante ya no trafica, lo que queda es el residuo y una base esencial de lo humano, esa capacidad del pensamiento para entender y finalmente reinventarse.

 

Photographic memory - La pausa como duda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dir: Ross McElwee

 

trailer

 

Ross McElwee viaja a Francia, viaja a los años setenta y viaja a unos archivos fotográficos como camino para entender a su hijo Adrian.  Todo el tiempo se pregunta del por qué de la pérdida de contacto con su hijo, ese joven que de vez en cuando se parece al niño entrañable que fue y que ahora vive conectado a la web y demas dispositivos tecnológicos que lo han convertido en alguien un poco a la deriva.  Si el McElwee de los setenta fue  también un joven con dudas, eso no es suficiente para que el McElwee de ahora pueda encontrar la respuesta que busca.  Un cineasta único por su capacidad de unir lo personal con lo universal con su voz monótona y reflexiva siempre tiene un sentido de humor autocrítico que nos conecta.  Es también la voz de un hombre en sus sesenta años que reflexiona sobre el paso del tiempo y las huellas que este deja en la vida.   

En la búsqueda, McElwee termina encontrando respuestas y pistas sobre lo que fue esa época y sobre lo que quedó.  Lo que no puede encontrar es a Adrian, ese joven aspirante a cineasta que está demasiado metido en sus dudas como para permitir que su padre encuentre las certezas que busca.  Dudar, siempre dudar.  Si en la pausa dudamos y en la duda nos detenemos, los casi cuarenta años de distancia entre padre e hijo a veces parecen no estar y a veces parecen ser más de cien.   La mirada de McElwee es existencial sin ser densa y es enigmática siendo alegre.  La vida no puede ser otra cosa que la búsqueda de una respuesta que se nos escapa cuando estamos cerca de entenderla; desde esta idea, esta película es también un canto a la memoria, a la fotografía y a  la búsqueda de lo esencial: la posibilidad de que un padre y un hijo se comuniquen.

 

Una vida sin palabras. - La pausa como refugio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dir: Adam Isenberg

 

trailer

 

Unos jóvenes sordomudos que nacieron en el campo protagonizan una película profunda que es una mirada a los miedos, a la incomunicación y la fragilidad del aislamiento. “Ellos son incompletos” dice su padre, incompletos porque no tienen lo mínimo necesario: la voz.  La luz es bella, entra por las ventanas y la cámara la utiliza respetando su dirección natural; si en el cine documental la fotografía, a más de la luz, necesita de una distancia cercana al mismo tiempo necesita una lejanía respetuosa.  La imagen de esta película es precisa y clara a la vez que, junto a un montaje justo, hacen que nos acerquemos al mundo del silencio desde la poesía del cine. Una película de imágenes bellas y dolores profundos. 

Lo más interesante de la película es que llega al mundo rural latinoamericano desde una mirada no antropológica y no paternalista, uno se acerca a estos jóvenes no porque se comparta su condición de marginalidad o de pobreza sino porque la historia nos habla de algo a lo que todos eventualmente accedemos: la imposibilidad de comunicarnos con los otros.  Todos somos esos chicos recluídos en nuestro rincón, los que reaccionamos con recelo cuando alguien viene y nos dice cosas, no le entendemos y se nos hace difícil encontrar una actitud amable a pesar de que viene a nuestra ayuda; somos recelosos y miedosos mientras buscamos la felicidad y para encontrarla necesitamos de un refugio como espacio para la pausa y la obervación.  No hablar y no escuchar es refugiarse, es pausar la vida que nos ataca, es pausar para entender y seguir.

 

Armando Salazar Larrea

Fotógrafo y profesor de cine (USFQ) 

 

*artículo originalmente publicado en el periódico

EL OTRO CINE del Festival de Cine Documental EDOC

  • Gris Facebook Icono
  • Instagram Social Icon